El Correo Digital 2-07-08
Categoría : Prensa y Video
A partir del próximo mes de octubre, la iglesia de Santa María de Palacio lucirá vidrieras nuevas. Así lo anunciaron ayer el alcalde de Logroño, Tomás Santos, el concejal de Patrimonio, Ángel Varea, y el responsable de Patrimonio de la Diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño, Alberto González de Castejón, durante la renovación del convenio de restauración de templos en la capital riojana. Un convenio que el año pasado propició la rehabilitación de la sacristía del templo de Santiago, que se encontraba muy deteriorada.
En concreto, la Diócesis recibirá 45.000 euros que se destinarán a la renovación de ocho vidrieras que se encuentran muy deterioradas. Unos trabajos que serán llevados a cabo por la empresa 'Susi y Julián' y que comenzarán en las próximas semanas, ya que, según apuntó Varea, «la Comisión de Patrimonio Histórico-Artístico de La Rioja ha dado ya el visto bueno al proyecto».

Diseño e historia
Tal y como explicó Julián Sagastizábal, representante de la firma, el diseño de este conjunto de vidrieras está pensado y estudiado en función de la historia y contenido que la iglesia de Santa María de Palacio ha tenido y conserva. Por lo tanto, y con el fin de no alterar el «difícil equilibrio que la combinación de estilos arquitectónicos, escultóricos y ornamentales aporta», la adjudicataria optará por evitar los temas iconográficos en las vidrieras. El objetivo es, según Sagastizábal, «complementar el conjunto, manteniendo una unidad temática y, al mismo tiempo, una relación con el espacio en que se encuentran».

Así, la propuesta de esta firma se basa en la utilización del emblema de la Orden del Santo Sepulcro, motivo fundacional de la iglesia, entrelazada con el esquema de la nervadura de la torre octogonal gótica característica de la misma.
Además, Sagastizábal utilizará distintas gamas cromáticas en las vidrieras, con tonos más fríos en la cara sur del templo, para matizar la entrada de luz, y colores más cálidos al norte. Por otro lado, explicó que el diseño de las vidrieras se ha creado «empleando una geometría simbólica que permita regular la luz y las gamas de colores».
Tal y como recordó Santos, en el año 2007 se firmó el primer convenio entre el Ayuntamiento de Logroño y la Diócesis de Calahorra y Lacalzada-Logroño con el fin de colaborar en la conservación y rehabilitación de los templos de Santa María La Redonda; Santa María de Palacio; San Bartolomé y Santiago el Real, todos ellos ubicados en el Casco Antiguo de la ciudad. Por su parte, González de Castejón consideró que, con las nuevas vidrieras, «Palacio, por dentro, va a tomar otro tinte, se va a notar, porque es una de esas cosas que parecen menores pero dan tono al edificio».

La iglesia
Santa María de Palacio fue construida entre el siglo XII y el XIII, siendo reconstruido el crucero y la cabecera en el siglo XV. De la estructura original se conserva el cimborrio piramidal de ocho lados de estilo gótico en forma de corona imperial, que forma parte de la silueta de la ciudad.